jueves, 26 de febrero de 2009

Sobre los insultos de Iñaki Gabilondo y María Antonia Iglesias a María San Gil.


Desde luego, si hay en España un político ( o política, por si me lee, aunque sea silabeando, algún progre) que dé la talla en cuanto a ética, catadura moral y dignidad se refiere,esa persona es María San Gil.
Esta no es una afirmación gratuita, se puede sustentar visitando la hemeroteca y analizando, si se quiere, con lupa, la intachable trayectoria de esta mujer, no solo amenazada por ETA, sino también señalada por la progresía.


Por otro lado, sabemos que si en España hay voceras sin sentido, capaces de faltar a la verdad por encubrir, beneficiar o ensalzar al PSOE; capaces de saltarse el más mínimo código deontológico para inventar noticias, incluso en jornadas de reflexión; capaces de perder toda dignidad para actuar como esbirros de la pluma del Partido; esos son, cada uno en su puesto, Iñaki Gabilondo y María Antonia Iglesias. El primero, casi se busca la "vendetta" al dejar en evidencia al ínclito ZP por un micrófono abierto. La segunda, abierta filo-etarra y muy poco partiadria de las libertades, demuestra su falta de educación cada vez que acude a un programa de televisión, hablando, o mejor gritando, cuando no le conviene una opinión, incluso fuera de su turno de palabra y, sobre todo, no dejando hablar a todos aquellos que no opinan como ella.


En fin, después de analizar a insultada e insultantes, creo que solo queda decir lo que muchos estamos pensando: "Gracias Iñaki y Gracias María Antonia"; por que insultando a alguien lo sacais de vuestar órbita filo-etarra, totalitaria y chequista. Y sobre todo: "GRACIAS MARÍA SAN GIL"; gracias a gente como tú, todavía podemos opinar...