jueves, 19 de febrero de 2009

¿Existe el delito de menosprecio a las víctimas del terrorismo?


Creo que en el código penal español hay algún artículo en el que se estipula como delito el menosprecio a las víctimas del terrorismo. La definición de "menosprecio", según el diccionario de la RAE, es, en su segunda acepción, la de "desprecio", cuyo significado, a su vez, es: "desaire, desdén".
Supongo que cualquiera con dos dedos de frente entiende que llamar "zángano" (según la RAE, en su primera acepción: " Persona floja, desmañada y torpe"; en la tercera:"Hombre holgazán que se sustenta de lo ajeno") a un guardia civil que, a los 26 años, quedó inválido para realizar su trabajo como consecuencia de un atentado de ETA, es un claro caso de "menosprecio a las víctimas del terrorismo".
Pues bien, este ha sido el calificativo que el alcalde del PSOE de Carbajosa de la Sagra (Salamanca) ha dedicado a su convecino y portavoz del PP en el ayuntamiento, Pedro Samuel Martín. Lo que no entiendo es que, como sí hace en otros casos, la Fiscalía General del Estado no actúe en contar de este individuo, que no será un zángano, pero sí una persona de una catadura moral indigna de representar a nadie.
Dimitir, no va a dimitir, por que en este país ( y menos en el PSOE) no dimite ni el Tato, pero si en el PSOE quedara un ápice de dignidad debería ser obligado a retractarse y expulsado del partido. Pero claro, si un individuo que llama "tontos de los cojones" a diez millones de españoles es abrazado, y por lo tanto ratificado en su puesto, por el Presidente del Gobierno, por insultar a uno solo y que encima es de derechas y para colmo ex-guardia civil, este, como poco acabará llevando los cafés en Ferraz.
Por si alguien desea dejar un mensaje de protesta a este individuo, puede hacerlo a través de la web del Ayuntamiento de Carbajosa de la Sagra, en la siguiente dirección: http://www.carbajosadelasagrada.es/index.php?option=com_contact&view=contact&id=1&Itemid=39
Pd: la foto que encabeza este artículo es del alcalde en cuestión, para que le vea todo aquel que entre por aquí, a ver si se le cae la cara de verguenza.