sábado, 27 de junio de 2009

El triunfo del "Pensamiento Débil".


El triunfo de Obama en las elecciones presidenciales de EE.UU. en 2008, fue recibido por la plana progre mundial como la llegada del Mesías al poder del mismo Infierno. Y no les ha decepcionado. Obama, en estos 5 meses desde su toma de posesión, se ha manifestado como un líder condicionado por el "Pensamiento Débil"; ese pensamiento de culpa y autodestrucción cultural que los partidos de izquierda europeos han abanderado y los de derechas con complejos han tolerado hasta el punto de convertir Europa en"Eurabia", de ver nuestras tradiciones religiosas relegadas mientras por toda Europa/Eurabia proliferan las mezquitas, las escuelas coránicas y los "moritos" ocupando las esquinas.
Después de rendir pleitesía, con una innecesaria reverencia, al Rey de Arabia Saudí, Obama va a El Cairo a mostrar su debilidad de pensamiento, consiguiendo envalentonar al ya de por sí "bravo" Mundo Islámico, que ahora sabe que, si no es que Barack Hussein Obama es uno de los suyos, al menos es lo suficientemente débil, cobarde o estúpido, para ser incapaz de plantarles cara.
Dios bendiga América y la libre de este sujeto.