jueves, 2 de julio de 2009

Honduras prefiere el aislamiento a la opresión socialista.


¡Y no me extraña! Viendo los ejemplos de Venezuela, Ecuador o la propia España, cualquier cosa es mejor que caer bajo el yugo socialista.

Me parece que es el momento de la solidaridad con Honduras y de apoyar a su valiente Gobierno que, por boca de su futura vicecanciller Martha Lorena Alvarado de Casco, ha plantado así de claro cara a los populistas opresores de latinoamérica que no pretenden otra cosa que subyugar todo el continente bajo las suelas de las botas de la opresión socialista, eso sí, con el beneplácito de toda la progresía española y europea. Creo que un buen lema para los progres sería: ¡Viva la opresión, en nombre de la Democracia!