lunes, 3 de mayo de 2010

"Yo también soy neoyorkino"

Hace un par de semanas subieron en mi taxi dos ciudadanos americanos. Como era su primera visita a Madrid les fui comentando algo sobe los monumentos que íbamos encontrando por el camino. Al pasar por Atocha fue inevitable comentarles que aquí es donde se produjeron los atentados del 11M, que terminaron con el ínclito ZP en la Moncloa. Sus caras de turistas despistados se tornaron en un gesto de tristeza solidaria y la mención al 11-S fue inevitable.
En ese momento les comenté algo que creo que cualquier occidental que no comulgue con ZP siente: "El 11-S no se atentó contra Estados Unidos, se atentó contra occidente; yo también soy víctima del 11-S, como lo fui del 11-M o del 7-J."

Este fin de semana se ha repetido un intento de atentado, no en el corazón de Nueva York, sino en el corazón de occidente. Hoy, parafraseando a Kennedy, cualquier occidental de bien, sea del país que sea, pensará: "Yo también soy neoyorkino."